Heridas de la infancia

Cuántas veces nos hemos cuestionado a nosotros mismos el porqué de nuestras reacciones, nuestra personalidad, la calidad de nuestras relaciones personales y la percepción de las situaciones. Nuestro ser es un derivado de heridas de la infancia, y esto a su vez afecta nuestra vida personal.

Mas entradas de esta serie “Heridas de la infancia “
¿Que herida de la infancia tengo? Lee sobre todas las heridas aquí:
Rechazo
Abandono
Humillación
Injusticia
Traición

¿Qué son las heridas de la infancia?

Las heridas de la infancia como las define, Lise Bourbeau ensayista de origen canadiense sobre el desarrollo personal, son por decirlo así “vivencias traumáticas” que nos marcaron y no se han podido resolver en nuestro interior y que afectan la forma en que interactuamos y percibimos el mundo a nuestro alrededor.

¿Cómo se originan?

¿Te ha tocado ver que, ante un problema, hay personas que ven el vaso medio lleno y otras que ven el vaso medio vacío?, pues las vivencias negativas que marcaron nuestra niñez también definen la persona que somos hoy en día y quienes seremos en el futuro sino se resuelven los conflictos y carencias de antaño.

Estas heridas son transmitidas por nuestros padres, ya sea porque ellos las proyectaron en nosotros o las causaron.
Lo curioso y obvio es que se transmiten de generación en generación; nuestros padres nos criaron con los “recursos emocionales” que tenían al alcance y a su vez, nuestros abuelos criaron a nuestros padres con los recursos que tenían disponibles y así sucesivamente. Por esta razón, si conocemos las experiencias de nuestros abuelos o bisabuelos podremos notar similitudes y patrones que se repiten en nuestra propia vida, como si estuviéramos repitiendo la misma historia una y otra vez, primero nuestros padres y ahora nosotros mismos.

mujer triste
Hay vivencias de nuestra niñez que nos pueden acompañar toda la vida, si no sabemos superarlas.

“Si no conoces tu historia estas condenado a repetirla”

Dicen por ahí que, si no conoces tu historia estas condenado a repetirla, y nuestra historia individual está estrechamente vinculada con nuestra ascendencia familiar.

Sabiendo esto, pensaremos dos veces antes de juzgar a nuestros padres, porque somos similares a ellos y estamos propensos a cometer los mismos errores. Es responsabilidad de cada uno de nosotros identificar las heridas que nos tocó, en esto radica nuestro crecimiento y superación individual, somos responsables de resolverlas para que las generaciones venideras no repitan la misma “historia”.

“No esperes que el mundo cambie, sino más bien, transforma tu interior, para que tu mundo cambie; Porque según lo que proyectes, es lo que vas a recibir de las otras personas, o al menos es lo que vas a percibir según el lente con el que lo veas.”

Midori Frias

¿Y qué heridas tengo yo?

Según Lise Bourbeau hay 5 heridas emocionales de la infancia: abandono, rechazo, humillación, traición e injusticia. ¿quiéres saber cuál tienes tú?

Rechazo: Son personas que se resienten ante un comentario o mal trato por mínimo que sea, si por el contrario reciben atención no saben manejarla, evitan pertenecer y asociarse con la gente por el miedo a ser rechazados, a su vez rechazan a los demás.

Abandono: No se creen capaces de lograr sus objetivos, se victimizan y sobre reaccionan, les gusta ser el centro de atención, buscan la aprobación de los demás para sentirse seguros, no les gusta estar solos.

Humillación: Son personas que se sienten menos o que no son suficientes, rebajados o avergonzados. Se auto castigan, se burlan y ríen de sí mismos, se vuelven acomedidas, y buscan resolver los problemas de los demás, pero no los propios.

Traición: Son controladores, son perfeccionistas, se hacen escuchar, son voluntariosos, huyen de las formalidades y compromisos por miedo a ser traicionados.

Injusticia: Generalmente creen que no se les trata o da lo que ellos creen merecer, o por el contrario creen que se les da más de lo que merecen. les cuesta mostrar sus sentimientos. No les gusta el contacto físico. Son perfeccionistas. Les gusta destacar de los demás. Los destaca el autocontrol.

Este tema es más amplio de lo que puedes imaginar. Este artículo es el primero de una serie que publicaremos en las siguientes semanas.
Nos leemos pronto.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos compartir contigo todo lo mejor de nuestro contenido

Subscribe

* indicates required
/ ( dd / mm )
Ads
Conócenos un poco más.

Este sitio es actualizado diariamente con la finalidad de brindar contenido de valor a todas las mujeres que como nosotras estamos embarcadas en esta gran aventura que es ser madre.

Ads